¿Qué pasa si engaño a mi seguro de hogar?

Comparte en

Existe una clara tendencia a intentar estafar a las compañías de seguros para obtener beneficios. Engañar al seguro de hogar es una de las prácticas más comunes en dichas estafas a las aseguradoras.

¿No crees que las compañías de seguros están más que habituadas a estos fraudes en el seguro de hogar?

Los peritos son expertos en buscar la causa real de los siniestros en el hogar, y si el intento de engaño corresponde con las facturas de reparación es obvio que las facturas originales van a ser solicitadas.  La experiencia de los profesionales del sector asegurador avala conocer bien estos fraudes.

Efectuar estas prácticas no es recomendable en ninguno de los casos por las consecuencias penales que conllevan.

Antes de que el coste de una avería o rotura sea muy alto y se te ocurra estafar a un seguro, te aconsejamos prevenir este hecho contratando tu seguro de hogar frente a estos posibles riesgos cotidianos. Echa un vistazo a nuestra póliza de Hogar Plus, y no dudes en pedir más información.

En Seguros Atocha encontrarás el seguro que proteja tu hogar con las máximas prestaciones y con coberturas increíbles para asegurar tu tranquilidad económica.

¿QUÉ SE CONSIDERA UN FRAUDE AL SEGURO DE HOGAR

Se considera fraude al seguro de hogar aquellas acciones de engaño llevadas a cabo por alguna o algunas de las personas aseguradas en una póliza con el objetivo de conseguir beneficiarse. Cuando un asegurado de una póliza intenta beneficiarse de un daño ficticio o que ha provocado el mismo.

¿CUÁLES SON LOS FRAUDES MÁS COMUNES AL SEGURO DE HOGAR?

Los fraudes que más se repiten en los seguros de hogar son:

  • Averías mecánicas en electrodomésticos.  Es el engaño más común que reportan los seguros de hogar, los defraudadores mienten en la causa por la que se ha estropeado el electrodoméstico en cuestión. Se suele intercambiar la versión real de un mal uso del dispositivo por una subida de tensión, para intentar que lo cubra el seguro. Como hemos mencionado anteriormente el perito que lo revisa sabe determinar perfectamente la causa real.
  • Ocultar información al seguro. También nos encontramos casos en los que los asegurados intentan no mostrar los desperfectos de su hogar y una vez están cubiertos, reclamar posteriormente al seguro la reparación de dichos daños.
  • Daños ajenos al siniestro. Otro tipo de fraude muy común es incluir daños preexistentes a un siniestro en el mismo parte al seguro, intentando así que cubra ciertos daños extra. También suele ocurrir utilizar las causas meteorológicas como causa de algún daño al mobiliario o al continente, cuando la realidad no ha sido de esta forma. Por ejemplo, se rompe una puerta con cristal por cerrarla fuerte y se informa al seguro que ha sido el viento o alguna causa similar para estar cubiertos. Te recomendamos leer nuestro artículo sobre las diferencias entre continente y contenido del seguro de hogar.
  • Presupuestos inflados. Sucede también que los asegurados ante un siniestro intentan añadir más facturas o engrosar la factura final de reparación del siniestro. Todo tipo de fraude está muy controlado y supervisado por expertos de las compañías aseguradoras, y estos procederán a devolver solo la factura final que consideren apropiada para dicho siniestro en cuestión.
  • Falsos robos. Al inventarse un robo los asegurados buscan la indemnización correspondiente de los objetos supuestamente sustraídos.

Estos son los tipos de fraude más comunes en los seguros, pero existen muchos otros que no hemos mencionado. Algunos de ellos son los falsos hurtos o las falsas averías en el hogar. Es muy fácil detectar estos fraudes por parte de los expertos de las aseguradoras, dejamos a continuación un ejemplo de intento de estafa al seguro de hogar:

En Valencia, la aseguradora recibe una reclamación por daños en el muro perimetral de una vivienda debido a las lluvias. Se abre un expediente de siniestro, y el perito correspondiente acude a inspeccionar dichos daños. Finalmente determina que se debe a un problema en la construcción inicial. La aseguradora en cuestión recibe a la vez una carta con otro informe pericial y un nombramiento de perito conforme el artículo 38 de la Ley de Contrato de Seguro. El documento no aportaba fiabilidad, por lo que hubo que analizarlo. Se llegó a autenticar que era una firma falsa y que se había utilizado en otros siniestros

¿POR QUÉ ES MALA IDEA USAR TRUCOS PARA ESTAFAR AL SEGURO DE HOGAR?

  • Cancelación de la póliza contratada. La compañía aseguradora puede incluir a defraudador en una lista negra a la que pueden acceder otras compañías del sector. Por lo que contratar un nuevo seguro de hogar será muy difícil en esta situación.
  • Consecuencias penales. En el artículo 248 y siguientes del Código Penal aparece el delito de estafa, por lo que puede implicar para el que defrauda que le impongan multas elevadas e incluso penas de prisión. Dependiendo del importe del fraude puede conllevar una pena de prisión desde un mes hasta 6 años. En función de la gravedad del delito el juez impondrá una multa correspondiente al mismo. En las estafas más comunes el valor defraudado debe encontrarse por encima de los 400 euros, se castigará con multas de uno a tres meses y penas de prisión de entre 6 meses y 3 años. Las grandes estafas, artículo 250 del Código Penal, se consideran aquellas que el valor defraudado se encuentra por encima de 50.000 euros o que afecte a un gran número de personas. Estas estafas se castigan con las multas y penas máximas por estafa, con prisión de 1 a 6 años.
  • Protocolos de investigación. Las compañías aseguradoras tienen especialistas para detectar los fraudes. Gracias a los protocolos y sistemas de actuación se consigue en numerables ocasiones descubrir la causa real en estos siniestros. Un indicativo muy claro es recibir notificación de un siniestro al poco tiempo de tener contratada la póliza de hogar, entre muchos otros.

¿CUÁNTO DINERO PIERDEN LAS ASEGURADORAS DEBIDO AL FRAUDE EN LOS SEGUROS?

Según UNESPA, Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras, el total de las compañías en España pierden entorno a 2.000 millones de euros.

Se estima que al año se intentan cometer alrededor de 400 mil delitos de estafa a aseguradoras en España.

Publicaciones Similares