Robo, atraco y hurto, ¿en qué se diferencian?

Comparte en

Uno de los mayores miedos relacionados con el hogar es sufrir un robo. Todos necesitamos sentir que nuestro espacio privado es seguro, por tal razón, hay diferentes formas de proteger tu hogar, especialmente mediante un seguro de hogar. Sin embargo, cuando se habla de sustracciones en el hogar, una de las dudas más habituales consiste en distinguir correctamente los términos que hacen referencia a este delito.

Es muy habitual que, en un lenguaje coloquial, utilicemos la palabra “robo” para referirnos a cualquier sustracción de bienes. Sin embargo, podríamos llevarnos muchas sorpresas si usamos este concepto de manera genérica a la hora de recurrir a nuestro seguro de hogar ya que es muy habitual que en muchas pólizas no aparezca ninguna referencia al término “hurto’’ o ‘’atraco’’ pero sí a ‘’robo”, tres conceptos que presentan significados diferentes.

Saber cuál es la diferencia entre estos tres términos es sumamente importante, ya que hay que tener en cuenta que todos los Seguros de Hogar cubren los robos, pero normalmente ninguno se hace cargo de las pérdidas que se produzcan al asegurado. Por ello vamos a explicar detalladamente la diferencia que existe entre robo, hurto y atraco.

Robo, el hurto y el atraco. Definiciones, diferencias y ejemplos.

En España, el Código Penal (artículo 234) establece que una persona comete un hurto cuando se apropia con ánimo de lucro de bienes muebles ajenas sin la voluntad de su dueño.

Por otro lado, el artículo 237 considera como robo el apoderarse de bienes ajenos «empleando fuerza en las acciones para acceder o abandonar el lugar donde estás o violencia o intimidación en las personas, sea al cometer el delito, para proteger la huida, o sobre los que acudiesen en auxilio de la víctima o que la persiguieren».

En el atraco puede o no haber fuerza sobre las cosas, pero siempre hay violencia o intimidación hacia el propietario. Los golpes y las amenazas, los tirones y empujones, o las coacciones físicas (ya sea con armas o sin ellas) conforman este supuesto.

La principal diferencia radica en que:

  • En el hurto, no se hace uso de la fuerza durante la sustracción.
  • En el robo, se emplea la fuerza hacia las cosas, sin violencia.
  • En el atraco, existe violencia contra la persona.

¿Qué cubre el seguro de hogar si el robo es fuera de la vivienda?

En las aseguradoras se emplean los términos de hurto o expoliación para referirse al robo con violencia física o intimidación sobre las personas en la calle, que es el caso que habitualmente cubren.

Es decir, que si un ladrón entra a un domicilio, forzando la cerradura, se considera robo y la compañía tendrá que indemnizar por los daños ocasionados. En cambio, si lo hace entrando por una ventana o puerta que hemos dejado abierta será considerado hurto. Pero si entra forzando la cerradura o la ventana y hay alguien en el domicilio que recibe un fuerte golpe por evitarlo, se considera atraco.

Sin embargo, en algunos casos, dicho seguro extiende su cobertura a situaciones fuera de casa como si nos roban el móvil dando un tirón a nuestro bolso, el seguro de hogar nos cubre el robo. En cambio, si estamos en la terraza de un bar, tenemos el móvil encima de la mesa y sin darnos cuenta el móvil desaparece, el seguro NO nos cubre ya que estaríamos hablando de un hurto y no de un robo o atraco.

En Seguros Atocha, al contratar un seguro de hogar contarás con garantías con las que te ayudamos a recuperar tus pertenencias, brindando tranquilidad a tu familia. Debes tener en cuenta que a la hora de solicitar a la compañía de seguros la cobertura por robo es un requisito imprescindible haber presentado denuncia ante la policía y, por supuesto, dar parte a la aseguradora sin demora.

Sabemos que sufrir cualquiera de estos delitos contra la propiedad en nuestra vivienda puede ser una experiencia sumamente desagradable y aterradora, ya que a las pérdidas materiales se le suman la violación de nuestra intimidad y de la seguridad de nuestro hogar, por eso ante estos delitos es esencial la prevención.

Debemos emplear algunos hábitos que protejan nuestro domicilio de sufrir robos, hurtos o atracos, como cerrar la puerta con llave cada vez que salgamos de casa, aunque sea por un momento, dejar todas las ventanas cerradas cuando nos vayamos por un tiempo, cerrar la casa con llave y pestillo cuando vayamos a dormir, y ser discretos con respecto a las salidas sociales.

Publicaciones Similares